lunes, 27 de octubre de 2014

historia

Un cronopio pequeñito buscaba la llave de la puerta de calle en la mesa de luz, la mesa de luz en el dormitorio, el dormitorio en la casa, la casa en la calle. Aquí se detenía el cronopio, pues para salir a la calle precisaba la llave de la puerta. 
 J.Cortazar. 


algunas cosas de la vida se dan así...

domingo, 21 de julio de 2013

paroles

finalmente, te conocí al irte y no por esas curvas que todavía da forma a mi mano libre. sino en tu poesía que es de muchas,
a quienes busco.

recuerdo me dijiste "la sonoridad de la poesía es la mejor puerta de entrada a un idioma..."

agrego
y a una mujer
que puede no estar.


lectura:
          - Para hacer el retrato de un pájaro
          - Sos como sos ("Soy como soy" según el autor)

          http://marcelosaraceno.tripod.com/poemasprevert.html


sábado, 1 de junio de 2013

le entré a la cabeza

Ella: puedo ser totalmente sincero con vos? pregunto para no herirte

yo: claro

Ella: probablemente me acostaria con vos si tuviera varias copas encima..no para escudarme en el alcohol sino porq me atraen las charlas intelectualoides con vos pero tmb seria una contradiccion conmigo misma porq no me atraes fisicamente


yo: es el piropo más lindo que recibí.




Ella: son combinaciones las q se dan viste? recien estaba leyendo algo q dijo Marilyn Monroe
y estoy de acuerdo
"only parts of us will ever touch only parts of others"
lo asocio con lo q me pasa con mi ex novio (ya hasta me cansa a mi usarlo como ejemplo )



Me encanta coger cabezas

viernes, 31 de mayo de 2013

trinidad

algunos fines de semana salimos con mi cuñado, con quien supimos construir una gran amistad. tomamos unas cervezas, comemos algo, y dado que nos estamos poniendo grandes volvemos temprano, cuando el sueño y la comodidad reclaman atención.

en una de  esas salidas es que conocimos a un par de chicas muy interesantes.
- ok. a mi me gusta la de rulos -dije.

la de rulos se llamaba, supongamos, trinidad.

en un comienzo estaban sentadas en una mesa no muy lejana. desde la barra pudimos verlas mientras poníamos cara de estar a la altura de la circunstancia.

trinidad quedó sola, su compañera fue al baño. se acercó otro macho competidor y comenzó a hablar. veía que hablaba practiamente solo. trinidad nos miró y puso cara de fastidio. notamental-1: a esa chica no le importa nada. la desfachatez, exigencia y frescura con la que hizo esa mueca, sin importarle si el otro macho competidor salía herido en su egomasculino, esa seguridad, me encantó. curiosidad. error.

caminando por la avenida céntrica comenzamos a hablar. quedamos ambos un poco más atrás mientras mi cuñado se adelantaba unos metros con su amiga. una escena mil veces vivida. en ese momento supe que era besarla ahí, justo ahi.

pero no.

tomé la vía ciudadana de la conversación, creí que podía mantener esa tensión.

pero no.

la noche  avanzó, ni el café, ni la chica linda, ni sus palabras interesanes fueron sufiente para sacarme de la modorra. dormí. me fui derritiendo por dentro, empastandome lentamente en un letargo contínuo y vacío.

todo un perejil que perdió unos labios radiantes y compañía interesante.

no pasó nada.

así, mi eguito  volvió a casa
a seguir durmiendo.

lunes, 29 de abril de 2013

rubia muriendo

salí del trabajo con la certeza de que algo me estaba pasando, quería a alguien. a alguna.

subí al auto e hice el camino habitual. luego de un rato me detuve en un local a comprar algo que tenía pendiente. vuelvo al auto, bajo la ventanilla y enciendo el auto. entonces veo una hermosa rubia que pasaba por la vereda. me mira de reojo mientras la miro, frena su marcha, se acerca y pregunta con un cigarrillo en la mano.
- tenés fuego?
- sí, claro - respondo sin saber si el cenicero de mi auto funcionaba o no.
inmediatamente me doy cuenta, no funciona. entonces hago el ademan de estar esperando que caliente como para ganar unos segundos.
- cómo te llamás?
- laura
- salís de trabajar?
- no. vine a ver al escribano, pero llegué tarde. tengo cancer y me estoy divorciando, así que no te hagas ilusiones conmigo.

el encendedor del auto finalmente no anduvo.
- me decís todo esto de una, me impactás. qué otra cosa puedo hacer por vos? tomamos un café?
- no, gracias, precisaba fuego, era eso. - entonces, ella siguió por la vereda luego de un "chaugracias"
bajé, cerré el auto, compré unos fósforos en el kiosco, corrí 20 metros, la alcancé y caminamos diez cuadras conversando. a pesar de mi insistencia no quiso darme ni su celular ni su email.

claramente algo mal había en ella (en cada uno, los que somos, en todos), como para mencionar inmediatamente que durante los últimos años pensaba en que iba a morir.

- ya pasé por todos los estados, no insistas. -aclaró y dejó entreveer(se).

llegamos a una esquina donde decidió que ya no compartiríamos más el camino "mi marido es muy jodido y estamos cerca de casa. no insistas por favor". me tendió la mano y las historias pasadas se atravezaron en mi. apareció aquel gesto tan hermoso que había visto en belle femme (que dió comienzo a este blog, y por eso vuelvo a escribir esto a acá)

la rubia se despidió y cruzó la calle.
date vuelta, date vuelta para saber que puedo cojerte pensé, una, dos, cinco, siete veces... y ella siguió mirando su propio camino.

emprendí mi regreso al auto, entendiendo que estamos muriendo, que es una sola vida.
que a ella no la iba a volver a ver jamás, que nos alejabamos con esa mujer rubia platinada de pechos grandes implantados (para subsanar su herida de muerte), comenzaba a ser recuerdo.

solo, volviendo a mi auto. pensando a cuánta gente no vuelvo a ver, como si yo mismo hubiera muerto.

solo.
y con un recuerdo aguado por el tiempo, menos doloroso, menos erroneo, pero dejando intacta toda aquella ilusión de un romance de estación que duró tan poco, pero que enseñó tanto.

lejos, imborrable, aprendiz.
deseoso, libre.
y pulcro.

miércoles, 6 de marzo de 2013

anonimato

es creer que uno tiene que dar explicaciones

viernes, 29 de junio de 2012