martes, 28 de julio de 2009

[Pause] Inseguridad en mi ciudad

Esto es serio.
Se los digo por si les ocurre a ustedes.
Anoche hubo ruidos en casa, y por la mañana me encontré una nota bajo la puerta.
Había ruidos en el balcón, y como un forcejeo de la puerta. Me levanté dos de la mañana a revisar el departamento, pero como siempre que encendés una luz, los ruidos merman, desaparecen.
Tuve miedo con tanta noticiaTragedia suelta.
Esta mañana encontré una nota con una letra torpe.

La nota decía esto...

Soy el oso de las cañerías de la casa, subo por los caños en las horas de silencio, los tubos de agua caliente, de la calefacción, del aire fresco, voy por los tubos de departamento en departamento y soy el oso que va por las cañerías.

Creo que me estiman porque mi pelo mantiene limpios los conductos, incesantemente corro por los tubos y nada me gusta más que pasar de piso en piso resbalando por los caños. A veces saco una pata por la canilla y la muchacha del tercero grita que se ha quemado, o gruño a la altura del horno del segundo y la cocinera Guillermina se queja de que el aire tira mal. De noche ando callado y es cuando más ligero ando, me asomo al techo por la chimenea para ver si la luna baila arriba, y me dejo resbalar como el viento hasta las calderas del sótano. Y en verano nado de noche en la cisterna picoteada de estrellas, me lavo la cara primero con una mano, después con la otra, después con las dos juntas, y eso me produce una grandísima alegría.
Entonces resbalo por todos los caños de la casa, gruñendo contento, y los matrimonios se agitan en sus camas y deploran la instalación de las tuberías. Algunos encienden la luz y escriben un papelito para acordarse de protestar cuando vean al portero. Yo busco la canilla que siempre queda abierta en algún piso; por allí saco la nariz y miro la oscuridad de las habitaciones donde viven esos seres que no pueden andar por los caños, y les tengo algo de lástima al verlos tan torpes y grandes, al oír cómo roncan y sueñan en voz alta, y están tan solos. Cuando de mañana se lavan la cara, les acaricio las mejillas, les lamo la nariz y me voy, vagamente seguro de haber hecho bien.

el cuento, de Julio Cortázar
yo, tuyo en las noches donde no me duermo y escucho tu ausencia.

No hay comentarios: