lunes, 17 de agosto de 2009

[Play] Para qué?

Es curioso. Todos hablan de esa casualidad que ocurre cuando uno está muy bien con una mujer: otras mujeres te prestan atención. En mi caso, no me doy cuenta.

Cuando la relación terminó quedé cascoteado y pateando mis ganas como un niño que patea una lata porque perdió su pelota.

Entonces de nuevo todo me importa poco, nada. Me abstraigo, pienso, formulo un diálogo relojerico preciso, e imagino que terminamos abrazados sin besarnos inmediatamente. Cuando me pasa eso, debo tener cara de nosequé. Lo que a todos les ocurre cuando están bien con una mujer, a mi me pasa cuando estoy serio por un desencuentro.


Una tarde, anticipando lo que podrían ser los siguientes 20 minutos, se me ocurrió una frase:
- Disculpame si beso así, con este sabor ajeno en mis labios. Quiero que madrugues alguno de mis antojos y me arranques estas ropas que guardan en sus bolsillos las ganas que son a ella (belleFemme).

Esa tarde tomaba algo con una mujer que apenas conocía.
Para qué?



Guardé la frase en otro bolsillo.
- Vamos?

En la esquina cada cual tomó su rumbo.
Caminé por av de mayo y recordé la compañía de belleFemme.


hice bien.




también en abrir un blog y meter acá todo lo noDicho.

No hay comentarios: