lunes, 19 de octubre de 2009

Infidelidad

Antes pensaba que la infidelidad era algo innecesario.
Si me gustaba otra chica, si me sentía atraído por otra mujer, pensaba que había algo que faltaba. La relación terminaba y yo continuaba mi camino.

Eso fue hasta hace un año.

Ahora comprendo, o intento comprender las formas en que se da el amor, la cercanía que puede ocurrir entre dos personas, el magnetismo, la ansiedad, la curiosidad.

Hoy soy otro, pero casi el mismo.
Entiendo algo. Me gusta sentirme mimado, cuidado, cuidar, mimar.
Me gustan los nervios de una cita, el enamoramiento, la tensión.
Me encanta coger con vos. Me encanta querernos verdaderamente aunque solo sea de a ratos. Sería capaz de dejar todo por otro turno en un hotel de microcentro aunque luego vuelvas a tu vida de casada, de madre, y yo patee los bartulos de mi vida.

Porque me gusta y disfruto cuando una mujer me abraza.
Ese soy.

2 comentarios:

Paula_Yates dijo...

Maravilloso... es como una mini historia lo vi como una peli en mi cabeza...

POEM dijo...

qué bueno

podría ser yo: luego vuelves a tu vida de separada, madre y que haya magnetismo, ansiedad, curiosidad...

muy bonito