jueves, 10 de marzo de 2011

entrega

releí tu email

Me acordé de vos... ja.

Pensaba en los puntos ciegos, en las puertas abiertas.
Siempre hay una rendija por donde colarse, siempre. Está en poder verla. nada más. Ahí esta la gracia, en que pase sólo aquél que puede verla, que tiene la forma justa (o se adecua) para pasar por ella (a mí).
Mirar fijo al otro hasta encontrar ese punto y pensar -es alcanzable.

En ese punto recordé que esas palabras no son mías.


y me entregué

No hay comentarios: